La nueva ley de seguridad nacional, la dictadura como vocación - Biblioteca de Cartago

Lo último...

lunes, 5 de julio de 2021

La nueva ley de seguridad nacional, la dictadura como vocación

 El gobierno de Pedro Sánchez aprovecha las vacaciones de verano para dejar caer que prepara una Ley de Seguridad Nacional que le permitirá implantar en España una dictadura total, suspendiendo todos nuestros derechos, poniéndonos a todos al servicio del gobierno e incautándose de nuestros bienes. Hala, ya podemos irnos tranquilos a veranear.

Todo lo dicho podría parecer exagerado pero, ¿lo es? Hablamos de una ley que habilitaría al gobierno para imponer a cualquiera cualquier trabajo o servicio, sin límite de edad, o para incautarse cualquier bien de cualquier persona. Asimismo obliga a los medios a seguir sin discutir las consignas del gobierno y establece el veto a los ciudadanos a realizar cualquier actividad no autorizada. Esto implica congelar todos los derechos fundamentales de los españoles y otorgar al gobierno unos poderes absolutos. ¿Se podría usar esta ley para el bien? Puede que sí. Para el mal, seguro que sí.

Se nos dice que esta ley vendría a ser una traslación legal de todas las lecciones aprendidas durante la pandemia, para que en futuras crisis el gobierno no se tenga que enfrentar a las carencias y problemas que se ha tenido que enfrentar en esta. ¿Pero tiene esto algún sentido o es sólo la excusa para imponernos una dictadura legal?

Si alguna lección podemos extraer de la pandemia es precisamente que no es fiable nada de lo que recomiende el gobierno, o que es recomendable hacer justo lo contrario de lo que aconseja el gobierno. Otra de las lecciones de la pandemia es que el gobierno en situaciones de crisis suele tender a abusar del poder y desbordar la legalidad.

La gravedad de la crisis que hemos padecido ha tenido mucho más que ver con la torpeza y falta de visión del gobierno que con una carencia de medios o de instrumentos legales. Cuando comenzaron a llegar noticias inquietantes de China, en vez de comenzar a controlar las fronteras Sánchez fue a hacerse una foto con la Asociación de Chinos de España para llamar xenófobos a todos los que le estaban avisando de lo que se avecinaba.

Mucho más tarde, cuando las noticias eran mucho más alarmantes y la pandemia ya estaba azotando a Italia, el gobierno socialista insistía en acusar de alarmistas a todos los que advertían de la gravedad de la situación, en decir que en España apenas habría algunos casos, que no hacía falta controlar fronteras, que había medios materiales de sobra para cualquier eventualidad  con lo que ya había para la gripe común, por lo que no hacía falta salir a intentar comprar nada a los mercados. Después animaron a todo el mundo a salir a celebrar el 8M cuando la gravedad de la situación sólo podía escapar a la comprensión de algún necio. No pueden decir que nadie podía prever lo que iba a pasar porque no sólo había muchísima gente que lo hacía, sino que el gobierno y sus altavoces mediáticos se dedicaban constantemente a insultarla y ahí están las hemerotecas para probarlo. A nuestro gobierno no le han faltado ni medios ni leyes, le ha faltado cabeza. ¿Qué poderes dictatoriales pueden compensar la falta de cabeza? ¿Es sensato otorgar poderes dictatoriales a un gobierno sin cabeza?

Los dislates del gobierno no sólo se produjeron en las primeras etapas de la pandemia. En el mes de abril todavía seguían desaconsejando la mascarilla. Poco antes habían aconsejado a todos los que habían estado en contacto con contagiados que siguieran haciendo vida social, familiar y laboral normal… Muchas veces hemos insistido en lo importante que es recordar todo esto para en su momento juzgar como mínimo políticamente al gobierno. Recordar lo sucedido es además imprescindible para que, con el pretexto de la crisis, no nos cuelen una ley que le otorgue poderes dictatoriales al gobierno.

Naturalmente todo esto llega cuando ya estamos superando la crisis. A buenas horas. Cuando todo indica que el gobierno no es que no tuviera recursos, sino que implantó un estado de alarma abusivo como si fuera un estado de excepción, pero sin cumplir las exigencias y requisitos del estado de excepción. Si el gobierno ya abusó de la legalidad con la normativa actual, ¿qué no haría con una ley dictatorial?

¿Para qué tipo de “crisis” está prevista además esta ley? Por lo que se ha conocido, todo es absolutamente difuso e impreciso. El gobierno podría dotarse de poderes dictatoriales ante cualquier situación que el propio gobierno calificara como crisis. Evidentemente una guerra o una pandemia, ¿pero dónde estaría el límite? ¿En que aparezca un OVNI en el Palacio de la Moncloa? ¿En que se iniciaran unas protestas como las de los chalecos amarillos? ¿En que el gobierno dejara de pagar la deuda o las pensiones? ¿En que una multitud rodeara las sedes del PSOE durante la jornada de reflexión? Hablamos de una ley que le permitiría al gobierno implantar el comunismo. Con una ley como esta un día podríamos irnos a la cama siendo una democracia imperfecta como la que somos y a la mañana siguiente despertarnos siendo un país perfectamente similar a China, a Venezuela o a Cuba.

¿Nos serviría siquiera esta ley para defender España cuando los enemigos de España son los socios del gobierno? ¿Acaso no tenemos ya leyes y fuerzas armadas para la defensa de España? ¿En qué manera una ley como esta serviría para que el gobierno fuera más hábil comprando vacunas ante una futura pandemia? ¿Ha necesitado Israel una ley como esta para ir muy por delante de nosotros? Aparte de para facilitar la represión y la expropiación, ¿qué seguridad o ventaja nos ofrece a los españoles aprobar esta ley? Todo el poder absolutista que tiene el gobierno chino, ¿de qué les ha servido a los chinos o de qué nos ha servido a los demás? ¿Para tapar la realidad de lo que ha sucedido? Es más, ¿no está el excesivo poder del gobierno chino detrás de todo lo que ha sucedido?

Con una ley como la que se baraja el gobierno se convierte en amo de nuestras vidas y nuestros bienes. Todos los derechos fundamentales quedan suspendidos. O sea, mientras no estén suspendidos es sólo una gracia del gobierno. ¿Dónde están ahora todos los que se escandalizaban ante la “Ley Mordaza”?

Desde luego falta por conocer el detalle de esta ley. Puede que lo que finalmente se nos presente sea tan malo como ahora se nos pinta o un poco mejor. No será la primera vez que nos dicen una cosa horrible para que aplaudamos entusiasmados y agradecidos si al final la cosa sólo es el 80% de lo horrible que se anunciaba. No aplaudiremos ni aunque se apruebe el 0% de la ley que se nos anuncia. Todavía no nos han devuelto el 100% de los derechos que nos han quitado con la ley actual y ya están pensando en aprobar leyes que nos puedan quitar el 100% de los derechos que todavía nos dejan. Pedro Sánchez o libertad.

España Confidencial




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages