Retrato de la izquierda brahmán española - Biblioteca de Cartago

Lo último...

sábado, 12 de junio de 2021

Retrato de la izquierda brahmán española

 

La guerra por hacerse con la élite intelectual

La izquierda ha abandonado su electorado tradicional de clase y se ha dirigido a un votante más formado para sobrevivir. ¿Quién se llevará la parte más suculenta de esa tarta?

Los bramanes forman la más importante de las castas indias, de la cual emergen sacerdotes y doctores. Son los únicos que tienen permiso para cantar los himnos del Rig-veda que acompañan la ofrenda de sacrificios, los portadores del poder que sostiene el universo. 'Brahmán' es también el terminó que el economista francés Thomas Piketty utilizó en 'Clase e ideología' para referirse a las preferencias electorales de izquierda de la élite intelectual, en contraposición al voto de derechas de la élite de los negocios ("derecha mercader").

De esta manera, explicaba Piketty, la izquierda habría cambiado su discurso y abandonado a su electorado tradicional de clase para apelar a un nuevo perfil emergente en las sociedades desarrolladas, el de los graduados universitarios que experimentaron un 'boom' en los años de la expansión del Estado de bienestar. Con este abandono, también habrían dejado de lado algunas de sus políticas tradicionales de redistribución de la riqueza y abrazado otras "posmaterialistas" como la lucha contra el cambio climático. Esto habría dejado un resquicio entre los votantes de bajo nivel educativo y económico que habría sido aprovechado por los partidos populistas de extrema derecha.

Desde entonces, se ha hablado mucho de "izquierda brahmán", hasta convertirse en un término comodín para explicar los fracasos de la izquierda. La gran pregunta, que resuelve 'Clivages Politiques et Inegalité Sociales', es dónde se encuentran exactamente los brahmanes españoles. El trabajo, un análisis de más de 50 democracias a lo largo de más de 600 páginas editado por Piketty, la española Clara Martínez-Toledano y Amory Gethin, da la respuesta: la izquierda brahmán española es Unidas Podemos (y, por extensión, Más País). Para más inri, el PSOE es una de las izquierdas menos brahmanes de toda Europa.


"Si Podemos se corresponde a la perfección con el modelo de 'izquierda brahmánica', el PSOE se ha mantenido como el partido de los electores con menos estabilidad y formación de las generaciones anteriores, lo que ha contribuido a frenar esta transición hacia un sistema de élites múltiples", explica el trabajo. La primera razón es histórica. Como añade Martínez-Toledano a El Confidencial, "al igual que ocurre con Portugal, en países con una democracia más reciente el sistema de élites múltiples está menos desarrollado".



"A Podemos lo identificamos como 'brahmán' no por su discurso, sino por el perfil de sus votantes", matiza la economista, profesora de la escuela de negocios del Imperial College de Londres y coordinadora del equipo de investigación. "Más País encaja mucho más con el perfil brahmánico porque su discurso es mucho más verde". Son los dos partidos que representan el perfil de lo brahmán, al menos por ahora.

Además, España no es Francia, donde el Partido Socialista francés ha perdido mucho más voto de clase obrera. "En España nos cuesta cambiar", recuerda la economista. "El que votaba en los años 70 al PSOE probablemente lo ha seguido votando aunque no le guste mucho, especialmente en los pueblos donde votar a UP no tendría tanto sentido porque no sería tan eficiente por las características del sistema electoral español".

Hay otras razones por las que España no es por completo un sistema multiélite. La más importante probablemente sea el componente regionialista, que provoca que en Cataluña las izquierdas y derechas pacten sin grandes dramas. "En una situación como la de Cataluña o incluso País Vasco en la que los más ricos votan a la izquierda, se reduce la tendencia al sistema de élites múltiples". Además, Martínez-Toledano sospecha que es posible que en España la correlación entre renta y educación sea más fuerte que en otros países, por lo que no es tan fácil encontrar dos élites completamente separadas.

Pero el factor clave en la ruptura española es la generacional: Podemos o en su momento Ciudadanos se llevaban un voto de mayor formación porque eran jóvenes los que los votaban, probablemente por el abandono de los partidos tradicionales, mientras las personas de más edad siguen votando a PSOE y PP. Esto abre grandes interrogantes en el medio plazo: si todas las democracias terminan evolucionando hacia un sistema de élites múltiples, ¿se enfrenta España hacia una inexorable 'brahmanización' de la izquierda como ha ocurrido en otros países?

La gran tarta verde

Si atendemos a la evolución histórica de las democracias occidentales que los autores presentan en su libro, cada vez habrá una competencia mayor por hacerse con el voto brahmánico porque hay más brahmanes; es decir, más personas formadas que conformen esa élite intelectual. "En todos los países los partidos verdes están creciendo a pasos agigantados y este discurso cobra cada vez más importancia, por lo que habrá cada vez más interés por atraer ese voto", señala Martínez-Toledano.

Los 'pijoprogres' y el juego a dos bandas

Sergio del Molino dedica un capítulo de 'Contra la España vacía' a lo que denomina los 'pijoprogres', que bien puede tratarse de una variante endémica de la izquierda brahmán. Los define irónicamente como "cualquier individuo con gafas", "intelectuales a lo tosco" que "se sienten cómodos en la democracia liberal porque es un ecosistema hecho a su medida". Un término generalmente utilizado para referirse al votante tradicional del PSOE pero que, significativamente, Del Molino aplica también al perfil 'bobo' de Más País, país al que afirma haber votado en las elecciones de 2019, y que "protagonizó uno de los fracasos más rotundos de la democracia española".

©Héctor G. Barnés
©El Confidencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages