Peor que en la Guerra Fría: La extrema izquierda domina América Latina - Evan Maguire - Biblioteca de Cartago

Lo último...

domingo, 20 de junio de 2021

Peor que en la Guerra Fría: La extrema izquierda domina América Latina - Evan Maguire

Artículo originalmente publicado por The American Spectator

En Nicaragua, el supuestamente rehabilitado dictador sandinista de la Guerra Fría, Daniel Ortega, está reprimiendo a sus opositores. Ortega gobernó Nicaragua de 1979 a 1990 con mano de hierro, colectivizando la tierra y redistribuyendo la riqueza. La administración Reagan combatió el régimen de Ortega apoyando a los Contras, y Ortega perdió el poder cuando la Unión Soviética se derrumbó. Ortega volvió al poder después de ganar unas elecciones legítimas en 2006, y no ha podido devolver a Nicaragua al marxismo-leninismo pleno debido a los controles y equilibrios. Sin embargo, siguiendo un camino común para los hombres fuertes de extrema izquierda, ha consolidado el poder autoritario, ha erosionado las normas democráticas y ha promulgado políticas económicas socialistas.

En las últimas semanas, la policía nicaragüense ha detenido, golpeado e intimidado a los candidatos que pretenden oponerse a Ortega y a sus partidarios sandinistas en las elecciones de noviembre de 2021. El régimen de Ortega ha atacado tanto a los candidatos de centro-derecha como a los izquierdistas que han criticado sus duras tácticas en esta última represión.

Los actores internacionales han respondido a estos preocupantes acontecimientos con las habituales condenas al régimen de Ortega. Estados Unidos sancionó a cuatro nicaragüenses, incluida la hija de Ortega. Estados Unidos, la UE y la Organización de Estados Americanos están discutiendo cómo castigar al régimen de Ortega por estas últimas violaciones de los principios democráticos, y se está revisando la pertenencia de Nicaragua al Tratado de Libre Comercio de América Central (CAFTA).

La caída de Nicaragua en la autocracia total se esperaba desde que Ortega volvió al poder. Después de todo, no se puede enseñar a un viejo comunista nuevos trucos. Nicaragua es quizás el ejemplo más fuerte del resurgimiento de la extrema izquierda en América Latina, pero no es el único.

En Perú, Pedro Castillo, del partido socialista Perú Libre, obtuvo una estrecha victoria la semana pasada en las elecciones presidenciales contra Keiko Fujimori, la candidata conservadora. Con menos de un 1% de diferencia en el resultado de las elecciones, Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, ha impugnado los resultados y ha alegado fraude, señalando supuestas irregularidades en recintos rurales.

Aunque es posible que los partidarios de Castillo utilizaran tácticas ilegales, es más probable que los votantes peruanos eligieran a la profesora de izquierdas porque estaban hartos del statu quo en el cargo ejecutivo de la nación. Desde las últimas elecciones presidenciales de 2016, Perú ha tenido cuatro presidentes, tres de los cuales renunciaron o fueron destituidos por corrupción y mal liderazgo. Y Fujimori, que también fue el candidato perdedor en 2016, ha cumplido condena en prisión por corrupción.

A Perú también le ha ido mal en la lucha contra la pandemia de la COVID-19, con la tasa de mortalidad más alta del mundo, casi el doble que la del segundo país, Hungría. Para los peruanos, Castillo puede representar una ruptura con un pasado de mal gobierno y corrupción.

Desgraciadamente, muchos países latinoamericanos que han elegido a aspirantes de izquierdas al establishment acaban con gobiernos aún peores.

Los chilenos, por ejemplo, votaron para que se redactara una nueva constitución a finales del año pasado, tras los graves disturbios políticos de finales de 2019 y principios de 2020, y el mes pasado los votantes eligieron una asamblea mayoritariamente de izquierdas para dirigir la redacción. La constitución actual de Chile está vigente desde 1980 y fue redactada por el régimen militarista neoliberal de Pinochet. Pinochet arrebató ilegalmente el poder al izquierdista Salvador Allende en 1973, pero realizó reformas que impulsaron el crecimiento económico y acabaron por democratizar el país. Los conservadores o centristas han gobernado Chile desde su plena democratización en 1990, pero como los izquierdistas tienen gran parte del poder en la redacción de esta nueva constitución, Chile podría estar volviendo a los días de Allende, al borde del comunismo.

Más cerca de México, el partido populista de izquierdas en el poder, MORENA, sufrió pérdidas en las elecciones legislativas, pero el partido sigue manteniendo una mayoría simple con el apoyo de partidos de izquierdas y verdes más pequeños. En los últimos años, el sistema político mexicano se ha visto socavado por la intimidación y la violencia de los cárteles; en este ciclo electoral han sido asesinados un centenar de políticos y candidatos mexicanos. La incapacidad del partido gobernante, MORENA, para hacer frente al crimen organizado, que ha asolado a México durante décadas, hace de México un vecino cada vez más difícil para Estados Unidos.

Además de los países mencionados, Bolivia, Venezuela, Cuba y posiblemente Argentina tienen gobiernos de izquierda. El gobierno conservador de Colombia se enfrentará a una dura batalla en las elecciones presidenciales de 2022, ya que las intensas protestas y los numerosos casos de brutalidad policial registrados en los últimos meses no le hacen ningún favor electoral. Gustavo Petro, antiguo guerrillero del M-19, es ahora un serio aspirante a la presidencia de Colombia.

Brasil y el Triángulo del Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala) cuentan con un liderazgo conservador, pero la corrupción y la ineptitud en la respuesta al COVID-19 han dañado la integridad de todos estos gobiernos.

Estas tendencias políticas sugieren que muchos de nuestros vecinos americanos se dirigen por el peligroso camino de la servidumbre. Los gobiernos de izquierda probablemente conducirán a economías débiles, supresión política y condiciones de vida inferiores, y muchos latinoamericanos probablemente buscarán refugio en Estados Unidos, como hicieron muchos cubanos y nicaragüenses durante la Guerra Fría y los venezolanos hoy. La administración Biden puede y debe prepararse para una mayor inestabilidad en nuestro hemisferio en los próximos años. Pero las actitudes actuales en Estados Unidos de apoyo al socialismo, la creciente corrupción y las tendencias de la inmigración apuntan a un futuro político similar aquí en El Norte.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages