Entrevista a Juanma Badenas, autor de “Contra la corrección política” - Cecilia Herrero Camilleri - Biblioteca de Cartago

Lo último...

lunes, 24 de mayo de 2021

Entrevista a Juanma Badenas, autor de “Contra la corrección política” - Cecilia Herrero Camilleri


Parece que el tema está de moda. Se escucha mucho el término, pero hay cierta confusión sobre su significado y alcance. Citas varias definiciones de personalidades y autores como Ricardo Dudda, Doris Lessing, Geoffrey Hughes… ¿Cuál es la definición que da Juanma Badenas del término “corrección política”?

La corrección política es un constructo moral o ideológico que trata de anular la sociedad occidental, que es la que ha empujado el mundo hacia adelante. Por eso, los emigrantes no quieren ir a otro sitio. No veo flujos de gente intentando entrar en China, ni en los países árabes. El resto del mundo debe la poca evolución que ha tenido a la fuerza impulsora de la civilización occidental. La libertad política, los avances científicos, el progreso tecnológico, el racionalismo jurídico, y muchas cosas más, son fruto del esfuerzo y del ingenio de generaciones y generaciones de europeos. Como reconocía Sartre, Norteamérica no es más que una prolongación cultural de Europa. Si no, ¿qué explicación le damos a que un continente tan pequeño haya conseguido imponer, hasta ahora, sus ideas y su forma de vida al resto del mundo? La corrección política pretende establecer valores contrarios a los principios sobre los que se asienta la civilización occidental. El capitalismo ha llegado hasta un punto en el que el desarrollo de la individualidad ya no es necesario. Dicho de otro modo, no harán falta genios. La libertad de pensamiento es un presupuesto para la genialidad. Las máquinas pensarán de acuerdo con los programas establecidos por sus dueños. Por eso, el ser humano comienza a ser prescindible como ente pensante. Su papel queda reducido al de mero consumidor y engranaje de un sistema controlado por unos pocos. Pero para construir una nueva civilización antes hay que hacer caer la preexistente y para ello hay que imponer una determinada ortodoxia. La ortodoxia que ha de servir, como está sirviendo, para alzar una nueva civilización es la corrección política. Por eso, alcanza a todas las facetas de lo humano: la razón, la ciencia, el arte, el sexo, la reproducción, la familia, la religión, la filosofía, la política, la nación, la alimentación… a todo. No hay cosa humana que no se vea afectada por la corrección política.

¿Dirías que la corrección política es el elemento central a batir en la denominada “guerra cultural” o “batalla de las ideas”?

Cultural Wars [Guerras culturales]} es el título de un libro escrito por James Davison Hunter en 1990. A partir de ahí, esta forma de hablar se ha ido extendiendo, hasta el punto de que hay quien, como Cayetana Álvarez de Toledo, la ha llevado al terreno político cuando afirma que el PP debería hacer la guerra cultural contra la corrección política impuesta por la izquierda. Pero la corrección política no es un producto exclusivo de la izquierda política. Tiene un origen mayor que éste. Su cuna es científica, filosófica y psicológica. Fue inventada en los departamentos de las universidades europeas y norteamericanas por unos marxistas; pero luego se ha ido convirtiendo en una herramienta muy poderosa para transformar la sociedad. En este punto confluyen los intereses del marxismo --y sus derivaciones políticas-- con los de unas élites que también pretenden transformar la sociedad. Ahora bien, si lo que me preguntas es si es necesario combatir la corrección política poniendo de manifiesto su naturaleza y los perjuicios que acarrea te diré que estoy de acuerdo. Para combatirla lo único que se necesita es la razón (la lógica), la ciencia, y la verdad de los hechos. Pero hace falta saber utilizarlas y no tener miedo a hacerlo.












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages