El ocaso del gran taxidermista - Pilar Marcos - Biblioteca de Cartago

Lo último...

lunes, 24 de mayo de 2021

El ocaso del gran taxidermista - Pilar Marcos

El episodio invita a rememorar la trepidante sintonía que Antón García Abril creó para El hombre y la tierra, con la innovadora narración visual que dirigía Félix Rodríguez de la Fuente para contar a los niños de la Transición cómo era La fauna ibérica. Hoy, una glaciación después de aquellos relatos semanales que echaban por la tele entre 1976 y 1981, el cuento se tiñe de terror: un gran taxidermista se habría infiltrado en nuestra fauna ibérica para disecar los momentos captados por las cámaras del equipo de Rodríguez de la Fuente al precio de extirparles hasta el más recóndito atisbo de vida.

Durante algún tiempo, muy poco, muchos creerían que el gran taxidermista había logrado el milagro: exhibir un cuadro inmutable con lo mejor de cada criatura. Pero muy pronto se desvelaría el dramático precio del tenebroso encantamiento. En la ausencia de vida de esos seres disecados, en sus hieráticos gestos de pretendida fiereza, solo habita el ridículo de peluches anticuados. El ridículo y una pena creciente por tanta libertad sacrificada.

El cuento de terror ha ocurrido. No en el alto sabinar de Rodríguez de la Fuente, sino en lo más profundo de Ferraz, con Pedro Sánchez como gran taxidermista del partido que más se benefició de la Transición: el PSOE.

La apretada vanidad de Sánchez y su sectario ejercicio del poder han logrado disecarlo todo. Lo personal y lo institucional. Se ha afanado en arrancar la vida a cualquier minúsculo pálpito de libre albedrío. Y, gracias al 4 de mayo, todo el mundo ha visto la desolación que impone su letal taxidermia.

El vaciado de inteligencia, trayectoria y propósito al que Sánchez ha sometido al PSOE como organización política es también su certificado de defunción, por mucho que sus artes propagandísticas hayan podido disimular, durante un tiempo limitado, que extirpó de su partido hasta la más nimia vitalidad. A las embalsamadas criaturas políticas que le jalean les espanta tanto la palabra libertad porque saben que es un vocablo lleno de vida; de esa vida a la que renunciaron para formar parte de la corte de poder del gran taxidermista.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages